Es fácil equivocarse en la vida espiritual. Nos vemos confrontados con muchas situaciones en las que hay que tomar decisiones. En esta web presentamos algunos temas y conceptos sobre el discernmiento, haciendo especial énfasis en el discernimiento ignaciano.

¿Cómo concer la voluntad de Dios?

El discernimiento espiritual es una gracia del Espíritu Santo que nos da el camino que hemos de recorrer en la vida espiritual. Muchos santos tuvieron esta gracia de Dios y pudieron ayudar a otros a discernir su voluntad. En nuestros días, el Papa Francisco nos ha exhortado a aprenderlo, pues es esencial para vivir la vocación a la santidad que hemos recibido por el bautismo. El discernimiento es el arte de concocer la voluntad de Dios para cada uno, discernir las inspiraciones que vienen de Dios o del buen espíritu y las del malo para poder luchar contra ellas.

Los viejos padres del desierto desarrollaron el discernimiento espiritual. Particularmente imrpotantnes son Evagrio Póntico y Casiano, quienes tuvieron una gran perspicaica a la hora de conocer los engaños y tácticas del demonio. Su combate espriitual es de una gran actualidad.

¿Qué es el discernimiento ignaciano?

 En el siglo XVI, un capitan español llamado Íñigo López de Loyola, fue herido en una batalla en la ciudad de Pamplona, y durante su comparecencia, el Señor le fue cambiando la vida. ÉL se dio cuenta de que tras la lectura en su convalecencia de la vida de Cristo y de las vidas de los santos le quedaba un poso de alegría,mientras pensaba lo que iba a hacer una vez recuperado, imitando las vidas de los santos. También experimentó que otros pensamientos que le venñía de cortjar a una dama de alta sociedad, en los que se entretenía por horas, le dejaban el corazón triste. Tras esta experiencia, al recuperarse, fue buscando la voluntad de DIos, sin saber muy bien cuál era, lo que le llevó al santuario de Monserrat, y porteriormente a vivir de ermitaño en una cueva en Manresa, en la actual provincia de Barcelona. Después de unos meses en Manresa, en los que tuvo unas grandes experiencias mísiticas y tambiçén mucha sequefdad, oscuridad  y escrúpulos, que le llevaron a tentaciones de suicido, él partió para Tierra Santa, y leugo estudió teología, primero en Alcalá de Henares, posteriormente en Salamanca, y finalmente en París, tras lo cual fue ordenado sacerdote con algunos compañeros, entre los que se encontraban Francisco de Javier y Pedro Fabro. Quisieron peregrinar a Tierra Santa para vivir allí imitando a Cristo, pero la provedencia les tenía reservado otro plan, que era el de ponerse al servicio del Papa para las misiones que éste les encomendase. Y así nació una orden relgiosa llamada la Compañía de Jesús.

San Ignacio dejó escrita su experiencia para que otros la pudiesen seguir en un librito que se lalma Ejercicios Esp

0
0
0
s2smodern