Índice del artículo

En el artículo Discernimiento 1.0 se comenta la importancia de no tener afectos desordenados para poder conocer la voluntad de Dios. Entre ellos ocupa un papel especial el afecto a las riquezas. También se insiste en la necesidad de  conocer el amor del Corazón de Cristo, contexto en el que se debe hacer el discernimiento. Esta es la base de los ejercicios espirituales. Por ello, sin ser conscientes de que la imitación de Cristo es el fundamento de la vida cristiana, no es posible hacer discernimiento. En el libro de los ejercicios aparece una meditación a la que todavía no nos hemos referido: la de los tres grados de humildad, cuyo texto copiamos a continuación:
0
0
0
s2smodern