Índice del artículo

Y para la tercera manera de hacer elección, san Ignacio propone dos modos para hacerla: en terminología moderna, hacer un DAFO, pero buscando la gloria de DIos, o hacer una objetivización del problema:

¿Cómo hacer la lista de pros y contras (un DAFO en el siglo XVI)?

  • El primer puncto es proponer delante la cosa sobre que quiero hacer elección, así como un officio o beneficio para tomar o dexar, o de otra cualquier cosa que cae en elección mutable.
  • [179] 2o puncto. Segundo: es menester tener por obiecto el fin para que soy criado, que es para alabar a Dios nuestro Señor y salvar mi ánima; y con esto hallarme indiferente sin affección alguna dessordenada, de manera que no esté más inclinado ni affectado a tomar la cosa propuesta, que a dexarla, ni más a dexarla que a tomarla; mas que me halle como en medio de un peso para seguir aquello que sintiere ser más en gloria y alabanza de Dios nuestro Señor y salvación de mi ánima.
  • [180] 3o puncto. Tercero: pedir a Dios nuestro Señor quiera mover mi voluntad y poner en mi ánima lo que yo debo hacer acerca de la cosa propósita, que más su alabanza y gloria sea, discurriendo bien y fielmente con mi entendimiento y  eligiendo conforme su sanctísima y beneplácita voluntad.
  • [181] 4o puncto. Quarto: considerar raciocinando quántos cómmodos o provechos se me siguen con el tener el officio o beneficio propuesto, para sola la alabanza de Dios nuestro Señor y salud de mi ánima; y, por el contrario, considerar assimismo los incómodos ypeligros que hay en el tener. Otro tanto haciendo en la segunda parte, es a saber, mirar los cómodos y provechos en el no tener; y assimismo por el contrario, los incómodos y peligros en el mismo no tener.
  • [182] 5o puncto. Quinto: después que así he discurrido y raciocinado a todas partes sobre la cosa propósita, mirar dónde más la razón se inclina, y así según la mayor moción racional, y no moción alguna sensual, se debe hacer deliberación sobre la cosa propósita.
  • [183] 6o puncto. Sexto: hecha la tal elección o deliberación, debe ir la persona que tal ha hecho, con mucha diligencia, a la oración delante de Dios nuestro Señor y offrescerle la tal elección para que su divina majestad la quiera rescibir y  confirmar, siendo su mayor servicio y alabanza.

No se trata simplemente de ver ventajas o desventajas de hacer algo o dejar de hacerlo. Lo imporntante es que estas ventajas o desventajas no son para mi, sino para la sola alabanza de DIos nuestro Señor y la salvación de mi alma.

La objetivización  de lo que hay que elegir,

3 modos de objetivar: :

  • [185] mirar a un hombre que nunca he visto ni conoscido, y desseando yo toda su perfección, considerar lo que yo le diría que hiciese y eligiese para mayor gloria de Dios nuestro Señor y mayor perfección de su ánima, y haciendo yo asimismo, guardar la regla que para el otro pongo.
  • [186] considerar como si estuviese en el artículo de la muerte, la forma y medida que entonces querría haber tenido en el modo de la presente elección, y reglándome por aquella, haga en todo la mi determinación.
  • [187] mirando y considerando cómo me hallaré el día del juicio, pensar cómo entonces querría haber deliberado acerca la cosa presente; y la regla que entonces querría haber tenido, tomarla agora, porque entonces me halle con entero placer y gozo.

Para este tercer modo de hacer elección, que se da cuando hay menos abundancia de consolación o desolación, san Ignacio siempre propone ababar volviendo al primer y segundo modo: ofrecer lo elegido a Dios y ver qué me produce alegría o desolación para su servicio y alabanza. San Ignacio dejó un escrito con un discernimiento que él hizo sobre si las casas de losvprofesos debían tener rentas o no..... Eso se puede consultar en las obras completas.

0
0
0
s2smodern