Hay en nuestros días una crítica exacerbada al Papa Francisco que proviene de sectores intraeclesiales, y de lo que podríamos llamar “fuego amigo”. Ciertamente, no me extraña que diarios de planteamientos no compatibles con el evangelio lo critiquen, y que lo hagan también los que estén influídos por el planteamiento anticlerical tan presente en nuestra patria. Lógicamente, si uno no cree en Dios y es combativo con esta idea, o no está de acuerdo con la verdad que la Iglesia Católica profesa, luchará contra la misma por considerarla su enemiga. Es una postura coherente, y el diálogo se ha de dirigir a las premisas, si es que se puede dialogar.

0
0
0
s2smodern

Acabo de terminar de leer la Opción Benedictina. El libro se ha convertido en un modesto fenómeno de masas dentro de la literatura católica de este año, y sé de varios de mis feligreses y amigos que lo han comprado. Lo encargué a Amazon con una pequeña duda dentro de mi: no me gusta seguir la masa, ni comprar lo que se lee en el momento. Quizá esta duda mía venga de una naturaleza hipercrítica, que no es buena, pero quizá también refleje que algunos fenómenos de masas, algunos bestsellers, esconden planteamientos superficiales, como modas que son. Con esta curiosidad lo he leído. Y me he encontrado con una mezcla de planteamientos sugerentes y otros más aplicables al mundo anglosajón que a la realidad europea.

0
0
0
s2smodern

Tuve hace unos días una conversación sobre la vida y la libertad con un amigo. Hablamos sobre la importancia de la razón, y yo quería que llegásemos a la conclusión de que la vida ha de ser guiada por la razón, que busca -y encuentra- la verdad, el bien y la belleza, y mi interlocutor afirmó que la libertad era para vivir una buena vida. La buena vida afirmaba yo, debe seguir la razón, y mi contraparte decía que razón debería adaptarse a la buena vida, pues si no la razón nos llevaba a algo que no era lo que entendemos por buena vida.

0
0
0
s2smodern

Los profetas sacuden la conciencia colectiva. Si no lo hacen, quiere decir que no son profetas. Por eso los profetas resultan incómodos, y frecuentemente son perseguidos. Y si no que se lo pregunten a Jeremías o a Amós, por ejemplo.
En nuestros días, los profetas también han sacudido la conciencia colectiva. Recordemos a san Pablo VI, el Papa de la Humanae Vitae y de la encíclica Sacerdotalis Coelibatus, san Juan Pablo II, y cómo fue criticado por la sociedad considerado un hiperconservador, y no digamos nada de Benedicto XVI, despectivamente llamado el Papa Ratzinger ..... Y es que la corrección política no es compatible con el profetismo. Sucede lo mismo con los padres en la educación los hijos a la hora de marcarles límites, pues una de las tareas de la educación es formar la voluntad de los hijos compensando la concupiscencia que habita en su corazón. Y esto no es fácil, pues es más fácil no complicarse la vida y sucumbir ante los caprichos. Pero, también lo sabemos, no es lo correcto, y tiene consecuencias tremendas.

0
0
0
s2smodern

El 20 de Enero de 2014 el Papa habló del discernimiento en sus homilías de santa Marta. Comentó el Evangelio del que se entresaca el versículo que se pone a continuación. Y comentándolo hizo una afirmación muy  interesante, que es que quién se niega a cambiar las cosas, en parte por no estar abierto al discernimiento, comete un pecado de adivinación. Mi comentario es el siguiente: la adivinación es recurrir a supersticiones para conocer el futuro; por tanto, quien dice saber el futuro por la aplicación de una ley rígida, comete este pecado. Pero contra este tipo de adivinación viene el verdadero discernimiento que es buscar la voluntad del Señor. A continuación los fragmentos de la homilía del Papa.

0
0
0
s2smodern

No sé si me arriesgo demasiado al escribir en el blog. Porque hablar yo en defensa de la humildad, y no es falsa humildad, me parece un poco hipócrita. Esto es, lo que viene a continuación, es algo que quiero vivir, pero que no siempre vivo. Y también, me parece, que a todos nos pasa lo mismo. ¡Ojalá fuéramos santos!, pero no lo somos. Por esto, lo que digo aquí, empiezo por aplicármelo a mi mismo.

0
0
0
s2smodern